sábado, 18 de junio de 2016

Hoja parroquial de Los Rectores

 Domingo XII del T.O. Escritura:Zacarías 12,10-11; Gálatas 3,26-29; Lucas 9,18-24

EVANGELIO

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: -¿Quién dice la gente que soy yo?
Ellos contestaron: -Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.
El les preguntó: -Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Pedro tomó la palabra y dijo: -El Mesías de Dios.
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: -El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar al tercer día.
Y, dirigiéndose a todos, dijo: -El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz de cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la salvará.

http://www.parroquiadelmundo.org/barraparroquia1.gif

COMENTARIO                                          

En su libro The Wisdom of Big Bird, La Sabiduría del Gran Pájaro, Caroll Spinney escribe: "Yo soy, tal vez, la persona más desconocida y más famosa de América. Es el Pájaro el que es famoso, no yo". El Gran Pájaro de Sesame Street es conocido y querido por todos los niños del mundo. Es una estrella de la televisión y de las películas. Ha ganado Emmys y Grammys, ha salido en la portada de Life Magazine e incluso tiene su propia estrella en el paseo de la Fama de Hollywood.
Caroll Spinney, el titiritero dentro del traje del Pájaro, puede caminar por las calles y nadie sabe quién es. A él no le gusta ser perseguido por la prensa o el público.
En el evangelio de hoy, Jesús se siente como la persona más desconocida y más famosa del mundo. Incluso sus discípulos parecen no saber quién es realmente.
Jesús les pregunta: "¿Quién dice la gente que soy yo?"
Mientras escuchan la proclamación del evangelio de hoy, Jesús también les hace la misma pregunta. ¿Quién dicen ustedes que soy yo? Y tenemos que darle nuestra respuesta.
Sobre Jesús de nada sirve tener opiniones más o menos favorables y correctas. A Jesús sólo se le responde de verdad desde el seguimiento y la fe.
El Jesús superestrella y maravilloso es también el Jesús sufriente en la cruz.
Jesús no es un trozo de escayola pintada y convertida en estatua. Es un ser humano, de carne y hueso, que nos redimió a través del sufrimiento.


AMOR A LA PATRIA Y A LA VERDAD

Dios, Patria y Familia

La flor de liz es el signo de los scouts de todo el mundo. Es un lirio de tres hojas que representan esos tres valores en los que esos niños y jóvenes son formados: Dios, Patria y Familia. El que cultiva esos tres valores es un ser realizado y pleno, da sentido a su vida y es un factor de bienestar para los que lo rodean.
No debemos identificar la Patria con el Estado que nos gobierna, ni con el sistema económico en que vivimos, esos pueden cambiar, pero el valor de Patria permanece.
Ni siquiera podemos decir que la Patria la constituyen las circunstancias de raza, idioma, fe que se practica o cultura recibida de los mayores, porque en estos tiempos nuestra sociedad se ve enriquecida con aportaciones de las diferentes razas, religiones, lenguas y culturas de aquellos con los que nos toca vivir.
Los que tenemos una misma Patria estamos unidos por nuestra historia que se sigue escribiendo día a día, por nuestra cultura que recibe las aportaciones de otras culturas y por el respeto y la tolerancia entre nosotros.
Los niños aprenden a amar a su Patria si los padres de familia los enseñan a conocer y a amar a su país.
En el hogar deben lucirse los signos patrios con orgullo, sobre todo en las fiestas patrias. En la oración familiar, no olvidemos pedir a Dios por nuestra Patria.

Resultado de imagen de amor a la patriaAmamos a la Patria …
• Si amamos y respetamos a nuestra familia.
• Si nos unimos a nuestros vecinos para buscar el bien común.
• Si colaboramos para hacer más digno nuestro barrio.

• Si amamos nuestro pueblo o ciudad.
• Si nos interesamos en todo nuestro país.
• Si conocemos nuestra historia.
• Si nos sentimos orgullosos de nuestra cultura y tratamos de conservarla y darla a conocer.
• Si cumplimos con responsabilidad lo que nos toca hacer para el bien de los demás.
• Si somos respetuosos de nuestros símbolos patrios y si participamos con respeto en las ceremonias cívicas, Y EN LAS ELECCIONES POLITICAS


NO LO OLVIDEMOS A LA HORA DE DEPOSITAR NUESTRO VOTO EN LAS URNAS. DE ELLO DEPENDEN MUCHAS COSAS.

sábado, 21 de mayo de 2016

Hoja Parroquial de Los Rectores

 Solemnidad de la Santísima Trinidad

EVANGELIO DE LA MISA Todo lo que tiene el Padre es mío; el Espíritu tomará de lo mío y os lo anunciará Lectura del santo evangelio según san Juan 16, 12-15 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: —«Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. É1 me glorificará, porque recibirá de mi lo que os irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.» 
COMENTARIO
“Negar la Trinidad es arriesgar la salvación, intentar explicarla es arriesgar la salud mental” predicaba Lutero.

Predicar este domingo es una tarea titánica, imposible, porque la Fiesta de la Santísima Trinidad no es una fiesta normal no celebra un acontecimiento como la Navidad o la Pascua, no celebra una persona o un santo. Celebra una fiesta doctrinal. La palabra Trinidad no es una palabra bíblica, es una verdad abstracta, una doctrina, un misterio del cual Jesús nunca habló y Pablo nunca habló. Tenemos que aprender a vivir con el misterio de Dios. Los problemas se solucionan, pero el misterio se vive entre el asombro y la humildad.

Son muchas las comparaciones que los predicadores de todos los tiempos han usado para intentar explicar lo inexplicable.
Agua: líquido, sólido y vapor.
Huevo: cáscara, yema y clara.
San Patricia usó el trébol: tres hojas y una sola planta.
El Padre: el que habla. El Hijo: la Palabra. El Espíritu: el Aliento.
El Padre: El que ama. El Hijo: el amado y el Espíritu Santo: el amor. Creador, Redentor y Santificador.
Hoy, Fiesta de la Trinidad, es el día en que los predicadores de todos los rincones del mundo dirán más tonterías y más herejías. Hablamos mucho de lo que Dios espera de nosotros y mucho más de lo que Dios hace por nosotros. Pero hablamos poco de lo que Dios es en sí.
¿Cómo explicar el en sí de Dios cuando nadie lo ha visto? ¿Cómo comprender el misterio y aceptar las matemáticas de Dios 1+1+1=1?

Una cosa es cierta, hablar de la Trinidad es hablar de Dios. No del en sí de Dios, de su intimidad más íntima, pero sí de sus manifestaciones, de esas salidas y aventuras de Dios por el mundo de los hombres.
Seguro que a todos ustedes les ha pasado más de una vez ser saludados por alguien cuyo nombre y rostro no recuerda, a primera vista un extraño. Cuando se aleja el extraño empezamos a hacer memoria y poco a poco le damos nombre al extraño y recordamos el rostro de un amigo de la infancia, olvidado pero que aún recordamos y vive en nuestro corazón y nos decimos pero si era Juan.

Dios es ese extraño huidizo y esquivo que toma formas diversas en nuestros encuentros y por eso nos cuesta reconocerlo. Un día es el Padre que me quiere como a un hijo. Otro día es el Hijo que se me acerca como un buen amigo. Otras veces es el Espíritu que me consuela y da valor.
Un Dios, trino y uno, cuya amistad tengo que experimentar, una relación que tengo que cultivar y una pareja que me invita a bailar en la oración.
Dios es misterio y mucho más. Dios es amor, comunidad de amor. El amor sale de su en sí, se manifiesta y se hace visible. A Dios lo conocemos en sus manifestaciones ad extra. Dice un proverbio serbio: Si he visto tus ojos te conozco un poco; si he oído tu voz te conozco un poco más; si he visto tus obras te conozco de verdad.

El misterio de la Trinidad, símbolo de la comunidad y la unidad en la diversidad, nos recuerda a nosotros los que recitamos, domingo tras domingo el Credo de Nicea, sé que no lo entienden y yo tampoco, que nos somos individuos aislados, somos una relación con Dios y estamos necesitados de las relaciones con los otros cristianos para vivir la única relación que importa, la relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

San Agustín nos invita a no desanimarnos porque cuando amáis sabéis más de Dios que cuando intentáis entenderlo con la inteligencia.


AVISOS

LUNES: Peregrinación Oficial de la Parroquia a la Fuensanta. Salida a las 16 h. en coches particulares desde la puerta de la Parroquia.
EL MARTES A LAS 20,30: Conferencia de D. Jaime Vilalta Berbel, residente en Fátima, que viene a hablarnos de la importancia que tiene esta Aparición de la Virgen, de su repercusión en la Iglesia y en el mundo. Es una preparación para  el primer CENTENARIO de la Aparición que celebraremos el año próximo.
EL MIERCOLES: A las 20,30 CENACULO DE LA DIVINA MISERICORDIA
JUEVES: A las 18,30: RETIRO ESPIRITUAL PARROQUIAL DEL CRISTO DEL OLIVO.

EL PRÓXIMO DOMINGO ES LA SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI. Día especialmente dedicado a dar Culto Público al santísimo sacramento. TENDREMOS LA PROCESIÓN POR LA CALLE AL TERMINAR LA MISA DE LA TARDE. Debemos participar para dar públicamente testimonio de nuestra fe EN JESUCRISTO SACRAMENTADO. Seguiremos en itinerario acostumbrado (Paseo Moreras y Paseo Acacias). Rogamos que en este itinerario se pongan por lo menos 2 altares sencillos en cada Paseo.

                                              Resultado de imagen de corpus christi

lunes, 16 de mayo de 2016

EL PAPA HABLA DE EVITAR EL CLERICALISMO


Imagen referencial. Crédito:ACI Prensa
VATICANO, 26 Abr. 16 / 06:16 am (ACI).- El Papa envió una carta al Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, el Cardenal Marc Ouellet, en el que habla de la misión de los laicos en la vida pública y recuerda que es una de las mayores riquezas del Concilio Vaticano II.
Con motivo de la reciente Asamblea Plenaria que celebró dicha Comisión sobre la misión de los fieles en la vida pública de latinoamérica, Francisco cuenta cómo se reunió con ellos e intercambiaron algunas reflexiones. Sobre esto mismo pide que “el espíritu de discernimiento y reflexión ‘no caiga en saco roto’; nos ayude y siga estimulando a servir mejor al Santo Pueblo fiel de Dios” y alerta de los peligros del clericalismo.
El Pontífice señala que los obispos “como pastores estamos continuamente invitados a mirar” al Santo Pueblo fiel de Dios (los laicos) para “proteger, acompañar, sostener y servir”. 
“Un padre no se entiende a sí mismo sin sus hijos. Puede ser un muy buen trabajador, profesional, esposo, amigo pero lo que lo hace padre tiene rostro: son sus hijos. Lo mismo sucede con nosotros, somos pastores. Un pastor no se concibe sin un rebaño al que está llamado a servir”. 
El Pontífice también explica en el mensaje que “al pueblo se lo sirve desde dentro”. “Muchas veces se va adelante marcando el camino, otras detrás para que ninguno quede rezagado, y no pocas veces se está en el medio para sentir bien el palpitar de la gente”.
Uno de los consejos es que los obispos miren “continuamente al Pueblo de Dios” porque “nos salva de ciertos nominalismos declaracionistas (slogans) que son bellas frases pero no logran sostener la vida de nuestras comunidades”. 
“Por ejemplo, recuerdo ahora la famosa expresión: "es la hora de los laicos" pero pareciera que el reloj se ha parado”, añadió a continuación.
A su vez, recuerda que “todos ingresamos a la Iglesia como laicos” puesto que “el primer sacramento, el que sella para siempre nuestra identidad y del que tendríamos que estar siempre orgullosos es el del bautismo”.
Francisco destaca que el Bautismo “nos hace bien recordar que la Iglesia no es una élite de los sacerdotes, de los consagrados, de los obispos, sino que todos formamos el Santo Pueblo fiel de Dios”. 
“Olvidarnos de esto acarrea varios riesgos y deformaciones tanto en nuestra propia vivencia personal como comunitaria del ministerio que la Iglesia nos ha confiado. Somos, como bien lo señala el Concilio Vaticano II, el Pueblo de Dios, cuya identidad es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo. El Santo Pueblo fiel de Dios está ungido con la gracia del Espíritu Santo, por tanto, a la hora de reflexionar, pensar, evaluar, discernir, debemos estar muy atentos a esta unción”.
Clericalismo
En el mensaje el Papa argentino pide poner atención al clericalismo, “fruto de una mala vivencia de la eclesiología planteada por el Vaticano II”. 
“Esta actitud no sólo anula la personalidad de los cristianos, sino que tiene una tendencia a disminuir y desvalorizar la gracia bautismal que el Espíritu Santo puso en el corazón de nuestra gente. El clericalismo lleva a la funcionalización del laicado; tratándolo como ‘mandaderos’, coarta las distintas iniciativas, esfuerzos y hasta me animo a decir, osadías necesarias para poder llevar la Buena Nueva del Evangelio a todos los ámbitos del quehacer social y especialmente político”. 
Además, “el clericalismo lejos de impulsar los distintos aportes, propuestas, poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos. El clericalismo se olvida de que la visibilidad y la sacramentalidad de la Iglesia pertenece a todo el Pueblo de Dios (cfr. LG 9-14) Y no solo a unos pocos elegidos e iluminados”.
Pastoral popular y laicos en la vida pública
Otro de los puntos que el Pontífice trata en el mensaje es el de la pastoral popular. “Ha sido de los pocos espacios donde el pueblo (incluyendo a sus pastores) y el Espíritu Santo se han podido encontrar sin el clericalismo que busca controlar y frenar la unción de Dios sobre los suyos”.
El Papa pide confiar “en nuestro Pueblo, en su memoria y en su ‘olfato’, confiemos que el Espíritu Santo actúa en y con ellos, y que este Espíritu no es solo ‘propiedad’ de la jerarquía eclesial”. 
Respecto a la misión de los laicos en la vida pública, el Santo Padre destaca que en muchas ciudades se descarta a las personas y donde no hay esperanza. Pero los laicos en la vida pública pueden “buscar la manera de poder alentar, acompañar y estimular todo los intentos, esfuerzos que ya hoy se hacen por mantener viva la esperanza y la fe en un mundo lleno de contradicciones especialmente para los más pobres, especialmente con los más pobres. Significa como pastores comprometernos en medio de nuestro pueblo y, con nuestro pueblo sostener la fe y su esperanza”.
“No es nunca el pastor el que le dice al laico lo que tiene que hacer o decir, ellos lo saben tanto o mejor que nosotros. No es el pastor el que tiene que determinar lo que tienen que decir en los distintos ámbitos los fieles. Como pastores, unidos a nuestro pueblo, nos hace bien preguntamos cómo estamos estimulando y promoviendo la caridad y la fraternidad, el deseo del bien, de la verdad y la justicia. Cómo hacemos para que la corrupción no anide en nuestros corazones”.
El Papa también denuncia que muchas veces se ha generado una ‘élite laical’ creyendo que "son laicos comprometidos solo aquellos que trabajan en cosas ‘de los curas’ y hemos olvidado, descuidado al creyente que muchas veces quema su esperanza en la lucha cotidiana por vivir la fe”.
Francisco asegura que “por estar en medio de nuevas formas culturales que se gestan continuamente tiene exigencias de nuevas formas de organización y de celebración de la fe”. 
“¡Los ritmos actuales son tan distintos (no digo mejor o peor) a los que se vivían 30 años atrás!”, clama en el mensaje.
En definitiva, “esto requiere imaginar espacios de oración y de comunión con características novedosas, más atractivas y significativas –especialmente– para los habitantes urbanos”.
En relación a esto, habla de la ‘inculturación’: "un proceso que los pastores estamos llamados a estimular alentado a la gente a vivir su fe en donde está y con quién está. La inculturación es aprender a descubrir cómo una determinada porción del pueblo de hoy, en el aquí y ahora de la historia, vive, celebra y anuncia su fe", asegura.
Al terminar, el Papa pide no perder la memoria, puesto que “desarraigarnos de donde venimos y por lo tanto, no sabremos tampoco a dónde vamos

viernes, 29 de abril de 2016

Hoja Parroquial de Los Rectores

 Domingo VI de Pascua. Escritura: Hechos 15,1-2.22-29; Apocalipsis 21,10-14.22-23; Juan 14, 23-29

EVANGELIO

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: -El que me ama guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado ahora que estoy a vuestro lado; pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.
La paz os dejo, mi paz os doy: No os la doy como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado". Si me amarais os alegrarías de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.

http://www.parroquiadelmundo.org/barraparroquia1.gif
COMENTARIO
Jesús era judío, los apóstoles eran judíos, los primeros discípulos eran judíos y Jerusalén era la sede de la primera comunidad cristiana. Su herencia y su cultura eran el Antiguo Testamento y Moisés y el templo y el sábado y la sinagoga y la circuncisión. A medida que la iglesia crecía por la predicación de los apóstoles, crecía el gozo y la alegría de la conversión, crecía el poder de Dios y su salvación, pero también crecían los problemas y las diferencias.
Los nuevos cristianos tenían otra cultura, otros ritos, otra música, eran otro mundo. Los nuevos cristianos querían ser de Cristo, no querían ser judíos. Los nuevos cristianos querían ser sellados con el Espíritu de Jesús, no con el espíritu de Moisés. Los nuevos cristianos querían ser de la nueva iglesia de Jesús, no de la vieja sinagoga.
En Polonia vivía un rabino muy famoso y un turista murciano que había oído hablar de su santidad y de su sabiduría decidió hacerle una visita. Le sorprendió mucho que la casa del rabino fuera sólo una habitación, limpia y ordenada, que sólo contenía un catre, una mesa, dos sillas y unos libros. ¿Rabino, le preguntó el turista, dónde están los muebles? El rabino le contestó con la siguiente pregunta, ¿y dónde están los suyos?
¿Mis muebles? Yo sólo soy un turista, estoy aquí de paso. 

Chaim, el rebino, le contestó: Yo también estoy de paso.
El domingo pasado recordábamos el testamento vital de Jesús, su undécimo mandamientos, el “como yo os he amado”.
En el evangelio de hoy que suena a despedida, Jesús nos dice: “Me voy y vuelvo a vuestro lado”. Jesús también estaba de paso y ahora está de mudanzas. Cumplida su misión deja la casa de la tierra y se muda a la casa del cielo, a la derecha del Padre.
Uno de los signos de los tiempos es la movilidad. Los hombres somos hoy más nómadas que en el pasado. Por razones económicas, sociales y religiosas estamos de mudanzas continuamente, dejamos una ciudad, un país, una casa, un trabajo…estamos de paso y de mudanzas continuas.
Jesús vuelve al Padre, a la ciudad que no necesita sol ni luna, a la ciudad sin templos porque el Señor es el templo.
Dios siempre fue nómada, compañero de camino de su pueblo. Un día lo encerraron en el gran Templo de Jerusalén y sólo fue liberado cuando los romanos lo destruyeron y no dejaron piedra sobre piedra. Desde entonces sigue viajando en busca de una morada en el corazón de los hombres.
Nosotros nos instalamos y nos acomodamos tan profundamente que ya no queremos movernos, ni siquiera la promesa del cielo y la tierra nueva nos interesan. No me pregunten cómo será el nuevo cielo, sólo sé que allí no hay tanta prisa y no hacen falta tantas cosas.
Mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos morada en él, dice Jesús.
C.S. Lewis nos recuerda en uno de sus escritos que en la vida todo son necesidades: tengo sed, tengo hambre, tengo frío, necesito cobijo y algo alguien provee a nuestras necesidades. Ahí tienes agua, ahí tienes comida… Sólo hay una necesidad, la necesidad de vivir siempre, la vida eterna, que ningún gobernante puede prometer ni dar. Y eso solo lo puede dar Dios.


ESTA SEMANA

Resultado de imagen de primeras comuniones+ PRIMERAS COMUNIONES: Comenzamos la próxima semana la celebración de las PRIMERAS COMUNIONES. Tendrán lugar los sábados 7 y 14 a las 12 de la mañana.
Los niños tendrán su preparación de lunes a jueves. Hay que recordar que la Comunión se ha de recibir en Gracia de Dios. Los niños confesarán el jueves y los mayores cualquier tarde de 7 a 8.

+FIESTA DE LA CRUZ DE MAYO:  Una tradición muy arraigada en Murcia es la celebración de las +CRUCES DE NAYO el día 3.  Se suele bendecir una cruz adornada de flores y se coloca en la fachada de las iglesias. Nosotros lo celebraremos del modo siguiente: A LAS 20,30 REZO DEL SANTO ROSARIO EN EL ATRIO. BENDICIÓN DE LA CRUZ Y COLOCACIÓN EN LA FACHADA. CANTOS A LA VIRGEN… Todos estamos invitados, incluidos los niños.

+ROMERIAS A LA VIRGEN: Es una costumbre hacer en Mayo una Romería a un lugar donde se venere una imagen de la Virgen, y rezar el Rosario. En el atrio se puede hacer ante la imagen de la Virgen del Carmen.

 Resultado de imagen de romeria a la virgen

sábado, 23 de abril de 2016

Hoja Parroquial de Los Rectores

DOMINGO V DE PASCUA. Escritura: Hechos 14, 21-27; Apocalipsis 21, 1-5;
Juan 13, 31-35

EVANGELIO
Cuando salió Judas del cenáculo, Jesús dijo: -Ahora es glorificado el Hijo del hombre y Dios es glorificado en él (si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará).
Hijos míos, me queda poco por estar con vosotros.
Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros.

http://www.parroquiadelmundo.org/barraparroquia1.gif


COMENTARIO

Una vez un hombre preguntó: ¿Hay algo más hermoso en la vida que un muchacho y una muchacha cogidos de la mano y de corazón puro camino hacia el matrimonio?
Y una madre contestó: Sí, hay algo más hermoso. Es la visión de un hombre y una mujer ancianos haciendo su viaje final juntos. Sus manos débiles pero todavía unidas, sus caras arrugadas pero todavía radiantes, sus corazones cansados pero todavía amándose.
Sí, hay una cosa más hermosa que un amor joven. Un amor viejo, un amor de siempre.
"La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros."
Cristo se hace presente a sus seguidores de muchas maneras: presente en la Palabra que proclamamos, presente en la Eucaristía que celebramos, presente en la iglesia que todos formamos, presente en los hermanos de la comunidad, presente… Esta presencia la vemos nosotros, los iniciados en los caminos del Señor y aun así cuánto nos cuesta reconocer a Jesús que nos habla, que nos alimenta, y nos edifica como piedras vivas de la iglesia.
Hermanos, y los que no escuchan la Palabra, los que no pertenecen a ninguna iglesia y pasan de toda religión porque lo suyo es vivir al día, sin preocupaciones, ¿éstos dónde pueden atisbar, sentir y encontrar la presencia de Dios? Jesús nos dice: "La señal por la que conocerán que sois discípulos míos es la del amor".
¿Cuántas lenguas hablas? No importa que hables sólo una. Existe una lengua universal que todos pueden leer y entender: la lengua del amor. Y no cualquier amor. Porque en esto del amor todos sabemos distinguir entre los amores que matan y el amor que salva, entre los amores de cama y el amor de la cruz, entre los amores de aventuras y el amor para siempre, entre amores que chupan y el amor que se da. Y aún así en todo amor hay una chispa de Dios. Donde hay amor ahí está Dios.
Todos los hombres pueden leer y entender el libro de Dios a través del lenguaje universal del amor.
Dios se hace presencia viva para todos en la vida de amor de sus hijos. De los primeros cristianos los paganos decían: "Mirad cómo se aman". Ellos eran libro, predicación, mensaje y sacramento para todos los que los veían. Ellos eran presencia de Dios en el mundo.
Los discípulos de otros maestros, los servidores de otros señores se distinguirán por otras razones: la elocuencia, la fuerza, la elegancia, el dinero… Los discípulos de Jesús se reconocerán por el amor de la cruz, el amor que se da, el amor para siempre, el amor a todos los hermanos.
Cada vez que los discípulos de Jesús matamos el amor, matamos la presencia de Dios, matamos el lenguaje con el que Dios habla, matamos a Dios. Matar el amor es apagar la luz para vivir en la tiniebla, en la maldición y blasfemia por no poder ver el rostro de Dios en los hermanos.
Ser discípulo de Jesús es para nosotros un honor y una gran responsabilidad porque no es cuestión de palabras sino de amor traducido en obras, en servicio, en cruz. Donde hay amor ahí está el templo de Dios y ahí está resplandeciendo su presencia viva.
El milagro de la vida es siempre el milagro del amor.
"Os  doy un mandamiento nuevo, ámense unos a otros." Jesús no nos da un consejito, nos da un mandamiento. Este mandamiento nos aclara la voluntad de Dios, se nos da para ser obedecido, mejor, para ser vivido. Y se nos da como lema y resumen de toda la vida cristiana. Y se nos da como nuevo porque aún está por estrenar.
Siempre será nuevo para muchos de nosotros porque amamos, sí, pero al estilo del mundo, amamos con condiciones, con reservas, con fronteras, con protección, con el cuerpo.
Lo nuevo es amar "como yo os he amado". Sin condiciones, sin reservas, sin fronteras, sin protección, con el corazón perforado, con las manos clavadas, en la cama de la cruz.
Esta es la alianza nueva con mi pueblo: la sangre y la cruz. Este es el mandamiento nuevo: amar como yo os he amado.
Estos son mis nuevos discípulos: los que viven en comunión conmigo, con los hermanos y con el mundo.


AVISOS

ESTE LUNES: A las 20,30 el periodista y escritor José María Zavala, y el Exorcista de la Diócesis D. Salvador Ros, nos hablarán sobre la doctrina y  la realidad del DEMONIO HOY.

ESTA SEMANA: Es la última de Catequesis de Comunión. Los de primero a partir de mayo ya tienen vacaciones. Los de segundo comenzarán la semana próxima los ensayos de preparación para la Misa de Primera Comunión. Las celebraciones tendrán lugar los sábados 7 y 14 a las 12.

En el tablón de anuncios pondremos el plan de catequesis y celebraciones de la Comunión para el año próximo. 

sábado, 16 de abril de 2016

Hoja Parroquial de Los Rectores

 Domingo IV de Pascua. Escritura: Hechos 13, 14.43-52; Apocalipsis 7,9.14-17; Juan 10, 27-30

EVANGELIO

En aquel tiempo, dijo Jesús: "Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno".
http://www.parroquiadelmundo.org/barraparroquia1.gif
COMENTARIO
Después de una elegante cena en una mansión de Hollywood, un famoso artista entretenía a sus invitados recitando textos de poetas.
Al final de la velada aceptó una última petición. Un sacerdote tímido y mayor le preguntó si sabía el salmo 23. Sí, lo conozco pero lo diré con una condición que cuando yo termine lo diga usted también. El sacerdote se asustó pero aceptó.
Cuando el actor terminó: "El Señor es mi pastor nada me puede faltar"… los invitados aplaudieron a rabiar y luego empezó el sacerdote. Éste dijo las mismas palabras pero esta vez no hubo aplausos, sólo un contenido silencio y alguna lágrima en los ojos.
El actor saboreó el silencio unos minutos y se levantó. Señores y señoras, dijo, espero hayan comprendido lo que pasó aquí y ahora.
Yo conozco las palabras del salmo, pero este sacerdote conoce al pastor.
Jesús nos entrega hoy su tarjeta de visita que dice: "Yo soy el buen pastor".
No es un título nuevo, sentimental y hermoso que Jesús se haya inventado. Es un título bíblico.
Si abrimos la Biblia y especialmente en el capítulo 34 de Ezequiel leemos lo siguiente en el versículo 11: "Esto dice el Señor Dios. Yo mismo iré a buscar a mis ovejas y las visitaré".
"Suscitaré sobre ellas un solo pastor que las apaciente, a mi siervo David, él mismo las apacentará y él mismo será su pastor".
Jesús, al llamarse el buen pastor, hace algo más que inventar un nuevo título para su colección de "Yo soy", reivindica para sí el lugar de Dios.
Es el pastor enviado por Dios para visitar y buscar sus ovejas. Es Dios revestido de amor que viene a recibir a todos los hijos pródigos. Es el nuevo pastor del nuevo pueblo de Dios, de su iglesia, y de todos los que viven fuera, de los que no tienen pastor.
Jesús, el buen pastor, nos dice:
"Mis ovejas escuchan mi voz".
Escuchar la voz de Jesús, la voz de Dios, vaya tarea hermosa.
Con la cantidad de voces que nos llaman: la voz imperiosa del dinero, la voz violenta de la traición, la voz insinuante del sexo, la voz suave de la mentira, la voz atrevida de la diversión, la voz de los falsos amigos, la voz interior de mis miedos y de mis apetitos, la voz de la rabia y la rebeldía, de la injusticia y de la muerte.
En medio de esta bulla y caos de voces externas e internas, de voces de aquí abajo, una voz, una palabra que viene de arriba, la de Jesús.
Jesús sabe que es una voz más. No quiere forzarte. Te invita a escucharle. Su voz es distinta, su mensaje es diferente, su oferta es generosa, su poder es grande, su amor no se agota, su perdón es sin límites, su voz llega a todos pero sólo mis ovejas escuchan mi voz.
Ser de Jesús es escuchar su voz.
El comienzo de una amistad y de un amor está siempre en la escucha de una palabra, de un saludo, de una invitación. El comienzo de la fe en Jesús está siempre en la escucha de su voz y de su palabra. La escucha es el abono que hace fértil una relación humana y también una relación divina.
Cuentan que Ulises, cuando regresaba a su patria Ítaca, ante los cantos de las sirenas, se tapó los oídos y se ató al mástil de la barca para no dejarse seducir.
Escuchar a Jesús, sí, pero ¿en qué dial, en qué canal? ¿Cómo distinguir su voz en este mercado de voces?
Aquí, en la iglesia, hacemos un esfuerzo por reproducir la voz de Jesús y ser fieles a su mensaje y escuchar juntos su voz. "Yo las conozco". Jesús conoce a sus ovejas. Conocer es más que saber un nombre y una dirección. Es tener la llave de la casa para entrar y salir. Es tener intimidad, es amar. Jesús ama a sus ovejas y da la vida por ellas. Nadie te conoce mejor, nadie te ama tanto como Jesús. Escúchale y déjate amar por Él.
"Y ellas me siguen". Jesús es la palabra, la voz, el jefe, el líder, el buen pastor y el camino hacia la vida eterna. Los cristianos somos los que escuchamos su voz, los que nos dejamos amar por Él y le seguimos a pesar de nuestros cansancios. Esta comunidad no está hecha de santos, sino de pecadores que necesitan cada día ser curados y sanados por Jesús. En esta comunidad todos somos ilegales, porque lo único ilegal aquí es el pecado, es el temor al pastor, es el adorar a otro Señor. Y de eso todos tenemos algo.
    La mano de Jesús y la mano del Padre nos sostienen. Dos manos para que podamos caminar seguros.  Tienes libertad para soltarte pero el buen pastor seguirá buscándote.

ESTA SEMANA

LUNES: Segunda Conferencia de José María Zavala sobre HISTORIA Y VERDAD DE LOS ACONTECIMIETOS EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL. Participan un grupo de la Comunidad de sacerdotes y laicos de Prado Nuevo

MARTES: Cenáculo de la Virgen a las 29,30. La Misa de esa tarde se celebrará al terminar el Cenáculo

JUEVES: Adoración al Santísimo al terminar la Misa de las 8 de la tarde